Tu trabajo puede ser un rollo pero tu no!

OTOÑO!!! POR FIN!!

Tu trabajo puede ser un rollo, pero tu no. 

P- ¿Qué tal la vuelta al trabajo?
R - Como siempre…un rollo.

Vaya!! Empezamos bien… ¿Podemos hacer algo?
Como premisa, no perdamos de vista que el trabajo “rollo” lo desarrollamos nosotros. Por lo tanto tenemos que reconocer, nos guste o no, que somos parte del rollo…y también parte de la solución.

Te propongo i) trocear tu trabajo en diferentes aspectos y tareas que lo componen; ii) de entre todos ellos, escoge 3 que te parezcan los peores rollos y más aburridos; y iii) piensa cómo puedes hacer algo diferente.
¡¡Coge tu cabeza, tus manos, tus ojos, tu sonrisa, tu voz e inventa algo!! Con tanto bueno puedes inventar algo bonito. Piénsalo lo justo para no dar muchas vueltas y no te dé vergüenza preguntarlo, compartirlo y moverlo entre los que están a tu lado… Lo que consigas que sea mejor para ti, seguro que va a ser mejor para todos.

Otoño se lee con boca de beso.

 

Adoración Romero, 21 de Septiembre 2017