REFLEXION SOBRE LAS DOS PRIMERAS

 

 

01 - ¿Cuál es el día más bello? - HOY

02 - ¿La cosa más fácil? - EQUIVOCARSE

 

Llevo años ejercitando el arte de preguntar para poder hacerlo con infinitos matices. Tengo preguntas de todas clases: tontas, inocentes, precisas, irónicas, para la paz, para la guerra, para hacer y para deshacer… y siempre, honestamente siempre, para encontrar.
Recuerdo que alguien dijo que “los hay que buscan con linterna y quienes buscan con preguntas.” 
Los que somos coaches pertenecemos a este último grupo convencidos, además, de que Importa más preguntarse que tener respuestas para todo.
Y así estaba yo, apretando en preguntas, cuando cayeron en mi móvil, (por fortuna), 24 respuestas que dio, algún día, la Madre Teresa de Calcuta. Respuestas de una sola palabra que sin embargo encierran todo la fuerza.
Ahora veo más claro que es necesario hacer hueco a un tipo de preguntas que no son ni especialmente importantes ni especialmente orientadas a encontrar posibilidades. Son preguntas de las que hacen hablar a aquellos que tienen algo que decir.
Cuidaré estas preguntas con todo esmero y las haré siempre, porque, ciertamente, todos tenemos mucho que decir.

(Respuestas de Teresa de Calcuta -2/24)

Adoración Romero - 27 de Junio 2016