Quien ordena y manda ¿un sentido le falta?

 

 

 


 

Desde que me certifiqué como coach vivo en modo “coaching contínuo” y  dedicando parte de mi tiempo diario a compartir en las redes lo que pienso que puede aportar algo y a leer lo que comparten los demás.

Una de las cosas que más me llama la atención es la barbaridad de veces que se usa el modo imperativo en los mensajes/frases que nos damos unos a otros y repartimos entre amigos y seguidores.

Pongo algún ejemplo, (inventados en clave de humor sobre la marcha):

-              Ponte las pilas

-              Inspírate bien para respirarte mejor

-              Busca la piedra filosofal

-              Remírate morena

-              Etcetérate …

 

No sé si será por sentirme muy mandada, el caso es que la forma imperativa y la fuerza del mandato en algunas "super frases", aunque encierren verdades como puños (y casi siempre es así), me parecen más insoportables cada vez. Y no estoy libre de culpa, pues soy la primera que tengo alguna perla escrita de esta manera.

Siento decirlo, no me parece un modo verbal muy tolerable porque el mensaje que me llega a menudo  de él es como el que escucharía un niño a la “Maestra Ciruela” cuando le dijera:

-              ¡Estás haciendo el tonto. Ponte derecho hombre! -

 

Como coach me pregunto, ¿es congruente el verbo amar, comprender, dar, entender, legitimar - y más verbos parecidos - con el verbo mandar, imponer, ordenar, gobernar -y más de lo mismo-?  Hay algo que chirría.

Sabemos que el lenguaje no es inocente. Entonces, ¿qué habrá detrás de tanta orden buena? ¿Una regla de comunicación? ¿Marketing? ¿Solapado mensaje de ánimo? ¿Llamar la atención del lector?...

 

No lo sé la verdad, pero sí tengo mi opinión sobre ello. Pienso que  el mensaje mandando hacer o no hacer algo, pierde un poco de amor y encierra algo de superioridad.

Cada vez me parece más empachoso y menos amable.

Así que,  he decidido no usarlo para mis frases y pensamientos. Y si alguna vez se me escapa, por favor os pido que me deis el bocinazo que me merecería después de todo lo dicho.

 

Adoración Romero 30  Mayo  2014.