CONTRAPUNTO:

 

¡"Sal de la caja de confort a perseguir tus sueños"!

 

 

No es agradable escuchar el discurso de que no conseguimos las cosas porque nos estamos poniendo barreras y miedos, cuando en muchísimas ocasiones son nuestras circunstancias las que nos están limitando.

 

Vamos rápido al contrapunto de hoy, antes de ponernos nerviosos:

 

Habida cuenta de que la inmensa mayoría de nosotros vamos todos los días a lo mismo y volvemos de lo mismo, da mucho palo pensar que nuestras vidas son cualquier cosa menos extraordinarias y que hay un montón de sueños sueltos por el aire esperando a que salgamos a perseguirlos los “cobardicas" que estamos escondidos en la caja de confort.

 

Si hablamos de esfuerzo, de rutina, y de un día a día sin alicientes especiales, ¿a que lo primero que se nos viene a la cabeza es aburrimiento y vida gris? Muy bonito.

 

¿Y si nuestra realidad, nuestras fuerzas o nuestro tiempo no nos permitieran correr detrás de nuestros sueños…? ¿Qué hacemos? ¿Nos tiramos al vacío por la ventana de la caja de confort? Está claro que no.

 

Por lo que se, de la caja de confort no se sale ni volando, ni saltando, ni corriendo… Se sale pensando. Y pensar es coger nuestra rutina y encontrarla el sentido; es introducir en ella elementos que nos permitan ser conscientes y notar que estamos vivos y viviendo y no paseando por los días de cualquier manera.

 

Vamos a mirar en nuestro día a día los “porqués y para qués” de lo que vamos haciendo, a quiénes estamos aportando; qué valor adicional tiene lo que hacemos por el hecho de haber intervenido nosotros con nuestro modo de ser; quiénes están recibiendo nuestros dones. En definitiva, cuál es nuestra contribución diaria y con qué estilo nuestro la estamos creando.

Haciendo ésto nos estamos dando la oportunidad de decidir cómo construir y cómo cambiar algunas cosas que no nos sirvan. 

 

Probemos a narrar nuestros días “aburridos” antes y después de pensar en ellos. ¿A que emerge una historia diferente que te proporciona una satisfacción que tenías descartada?

 

Queridos habitantes de la caja de confort, pensar dentro de ella es indispensable para conocernos y saber lo que queremos por eso creo pensar fuera de la caja requiere haber pensado previamente dentro. ¿Qué es tener un sueño sino desear algo? ¿Y acaso es un sueño pobre querer y perseguir un día a día feliz?

 

Termino transcribiendo un párrafo del libro “El arte de pensar” de Jose Carlos Ruiz:

”Si queremos recuperar la felicidad y aumentar la autoestima estamos obligados a valorar la cotidianidad, a construir un día a día donde encontrar momentos y lugares en los que nos sintamos simplemente felices”…

 

¿Te apuntas al contrapunto?