Las ganas, ganan.

 

 

 

"Si la tarde de hoy fuera de  invierno, hubiese sido igual de aburrida pero con frio".

Así se paseaba este pensamiento por la cabeza de Amalia.

Era sábado, estaba  en casa sola vestida con ropa cómoda, casi horrible.  Era ella el mismo centro de un círculo formado por la tele sonando a futbol y sin una mirada que echarse a la boca, el petit-point del eterno abecedario a medias y con alguna trampa en mitad de la “G”, un montón de libros empezados y sin enganche, la cocina llena de posibilidades para perderse entre recetas… y un solazo en la ventana que le hacía desistir de cualquier deseo de enfrentarse al puro Julio.

¡No sabía qué hacer! Se recordaba en la oficina piando por tener una tarde como aquella, para ser libre de hacer lo que le diera la gana con sus aficiones, a pierna suelta y sin nadie que la marease alrededor.

Y la tal gana, ahora, no aparecía por ninguna parte.

Únicamente mala gana, desgana. Menudo planazo y sólo eran las cinco y veinte.

 

Repasó mentalmente dónde estaban hoy  todos y cada uno de los que habitualmente no la dejaban vivir ni disfrutar de sus tardes de ocio de fin de semana. Y los echó de menos uno a uno. Y deseó que estuvieran con ella no dejándola hacer nada a su lado, protestando por ello en compañía.

Les quiso como siempre, pero con más ganas de decírselo. Con verdadera necesidad de que ellos lo supieran.  Infinitas ganas de quererles de cerca y de tener la casa llena de pies de todos los tamaños y en todas partes. Zapatos por en medio, casa llena.

 

Entonces se enredó en pensar en el próximo día y dónde recolocar sus entretenimientos y aficiones  para que no estorbaran cuando estuvieran todos; buscó la receta de la tarta que arrancaba un aplauso cuando asomaba del horno; con un foulard escondió la parte más casera de su atuendo y bajó al super con un sol de justicia, oliendo a carne recién planchada y sin notarlo.

 

Y encontró la gana que andaba buscando para dar vida a esa tarde de  puro Julio: amor.  

 

Adoracion Romero 13 de Julio de 2014.

Recomendar esta página en: