Las cosas que son "muy tu"

 

“Es Muy tú” es esa frase que acompaña a un regalo ofrecido con todo el cariño del mundo.

 

Suele ser un comentario de persona muy cercana y adorable, que se supone que nos conoce muy bien y nos quiere.  Nos hace un regalo por el que se ha esforzado pensando en nosotros. Ha zapateado de tienda en tienda, se ha dejado las suelas en buscar algo muy especial que ofrecernos y ha terminado escogiendo, entre mil posibilidades,  un regalo  espantoso, indiscreto, grande y feo… 

Un adefesio con lazo al que ha puesto un funesto apellido mientras lo entrega:  - ¡¡ “es muy tú”!!

 

Al abrirlo nos asalta el bajón, una situación difícil de manejar pues se encaran la ilusión de uno y la decepción del otro;  y una pregunta que no dejará de martillear la cabeza cada vez más fuerte:   - ¿Esto… muy yoooo? … ¡Por el amor de Dios! ¡No me puede conocer tan poco!

 

¿Por qué agradar a veces saldrá tan mal?

 

Si en el espantoso regalo tipo  “muy tú” la mala idea, la falta de atención o el descuido en apreciarnos no han sido el motivo, ¿qué ha pasado entonces? ¿cómo un simple regalo ha puesto de manifiesto tanta distancia entre dos personas que se creían tan cerca?

 

¡Quién sabe las razones! ¿Que no nos mostramos como somos  al cien por cien? ¿Que el que nos mira está interpretando lo que mostramos poniendo mucho de sí mismo también?

 

¡Qué mas da!  Lo importante es dejarse enamorar por el brillo del amor con el que se buscó el obsequio y el agradecimiento con el que se recibió.

Eso marca la diferencia y acaba con la distancia.

 

Adoración Romero Mayo 2017