Cuento sin moraleja

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aprieto el botón del aparato “escupenúmeros” y en mi gestión me da el B248.
Miro la pantalla y veo el número de orden B279 - mesa 16.
Por pura lógica la cabeza me insiste que pregunte, que el asunto está roto seguro y se ha quedado pinchado por ejemplo en… ¿“ayer”?
Así que la intuición lo primero y me acerco a un mostrador por el que asoma una cara gris salpicada de rasgos de pura inactividad cerebral, diríase que casi en meditación aguda.

- ¿Es posible que la máquina me haya dado el B248 y vayan atendiendo por el B279? - le digo.
- Es posible - me contestó la cara gris.
Pensando yo, tonta de mi, que ambos estábamos en el sobreentendido de que el sistema estaba hecho unos zorros pero que en este mundo todo es posible, le vuelvo a preguntar:
- ¿Y qué tengo que hacer?
Me esperaba una contestación tipo: “no se preocupe y pida la vez a esa señora de rosa y disculpe las molestias porque están trabajando en arreglarlo pero no lo están consiguiendo…No tardará Vd. nada en ser atendida…
Hubiera sido fabuloso ¿verdad? Pues en lugar de esto, la cara gris me acuchilla con un:
- ¿Que qué hace? Pues esperar a que le toque. El contador ha dado la vuelta.
Me lo ha dicho con ese gesto reconocible del que piensa: “vaya día que llevo, otra tonta haciendo preguntas tontas, esto no hay quien lo aguante, el lunes pido la baja por depresión”.
- ¿Nada más?- le dije
- No- contestó Supergris.
Ni siquiera me dijo que en ese caso tendría que tener el número de la centena siguiente, (B348).
- No, aquí la vuelta la da del 299 al 200, del 299 al 200, 299 al 200… Así señora.
Ladeo la cara, levanto una ceja mucho y le digo:
- Soy de la sección de calidad en las respuestas de la Seguridad Social. Debe Vd ir a la sala de descongelación inmediatamente a ver si consiguen que le llegue el riego al cerebro y la sangre al corazón. Le está costando a Vd procesar contestaciones al factor sorpresa del cliente cuando, al pobre, le esperan dos horas sentado de culo hasta que le atiendan.


Adoración Romero - 5 de Febrero de 2015

 

 

 

 

Recomendar esta página en: