A mi profe de piano 

Mónica Menéndez Aguado
 


Mi profe de piano no dejaba de decirme:
- Lo tienes que pensar… No!!! tu cabeza tiene que mandar a tu mano… No!!! has caído donde te da la gana… No!!! la quinta es disminuída … No!!! no lo has pensado otra vez…

En mitad del aburrimiento de “pensar”, escuchaba de lejos la voz de Mónica prometiéndome que había un momento en el que el cerebro hacía “un clic” y la cosa empezaría a funcionar casi sin esfuerzo… pero siempre pensando. 

Y antes de que mi desánimo fuera irrecuperable, su promesa se cumplió. 
Lo conseguí y se lo enseñé; me puso los deberes un poquito más difíciles y me despidió la clase, con una sonrisa de las suyas, diciéndome:

-¿Ves? Así funciona: …”lo que piensas un ratito, te queda para siempre”…

Desde entonces pienso sin parar en todo aquello que merece la pena cuidar como la amistad, el agradecimiento, la alegría, la humildad, mi piano…buscando “ese clic” que haga que todo eso, me quede para siempre.

Me diste un mensaje muy sabio!! Gracias profe!!

 

Adoración Romero - 31 de Octubre de 2016