LA IMAGEN

 

 

En el momento de salir al mercado profesional de coaching  y dar a conocer este proyecto, el primer peldaño de la escalera fue tener un logo, una imagen que fuera representativa del “modo de hacer” y que, a primera vista, diera la impresión deseada en el fondo y en la forma.

Fue un momento especial cuando miré, entre varios, al que resultó elegido.  Al verlo fueron brillando varios símbolos que para mí estaban directamente relacionados con el camino de aprendizaje que había recorrido hasta el momento y estuve segura de la elección.

La figura es una persona, la silueta de un hombre,  dentro de un marco cerrado. Tiende la mano  para alcanzar un astro brillante situado en el borde del perímetro que lo rodea. Desde la otra mano suelta una esfera blanca.

 

El perímetro

En cuanto lo vi dije para mí: - ¡Es la “caja de confort”!-. Dentro de ella actuamos, hacemos y deshacemos dominando ese espacio con los recursos que tenemos y creemos suficientes, con la incertidumbre dentro de límites muy tolerables para cada uno. En definitiva, estamos en el recinto que tenemos bajo control, en el mundo de lo conocido.

 

La estrella

Con la estrella me venía a la cabeza la visión, la fuerza de la ilusión y lo que ella es capaz de hacer en el ánimo de quien la tiene. Que fuera de un color brillante y luminoso me sugería la importancia de tener el foco puesto en ella, de no perderla de vista para ir avanzando entre los logros y las dificultades en el camino a conseguirla; y que estuviera situada en el borde del marco me recordaba que los retos que encierran mayores aprendizajes para quien se los proponen son los que están al borde o fuera de nuestra zona de confort. Cuando los conseguimos y los incorporamos en nuestro marco de comodidad, éste se ve ampliado y crece con su inclusión.

 

La esfera

Otro mensaje acudió a mi encuentro: es frecuente que para coger algo nuevo hay que soltar algo que ya no sirve, que está estorbando; para ello necesitamos revisar nuestro sistema de creencias, juicios, emociones y experiencias vividas cuyos mensajes y recomendaciones están bombardeándonos e impidiendo ponernos en marcha hacia nuestro objetivo.

 

El hombre

La silueta del hombre, la persona, el centro de la imagen. No tiene ojos, ni boca, ni orejas… porque lo es todo.

 

Lo que no se ve

El coach: aparece, acompaña a conseguir y desaparece.

 

(Adoración Romero- 27 de Mayo de 2013)

 

Logo: Pepe Valencia, pintor | Laura Camuñez, desarrollo gráfico | Adoración Romero, coach