Enlace directo al artículo

 

 

PLANIFICAR EN LOS TIEMPOS QUE CORREN


Es  una necesidad vital para el ser humano, en lo personal y en lo profesional,  tener propósitos por los que moverse y construir el camino para su consecución. En ese tránsito hacia el objetivo juega un papel muy importante la planificación,  crear posibilidades ordenadamente, dar cabida a una visibilidad previa.

Sin embargo nos movemos en un entorno de incertidumbre severa que no permite la planificación, o al menos eso nos impone creer.

Me ha hecho reflexionar el artículo que os traigo y recomiendo porque propone algo tan lógico como: si planificar nos facilita, tranquiliza el tránsito haciéndonoslo fluído y el concepto clásico de planificación no nos sirve en este entorno… ¿por qué no flexibilizamos el acto de planificar y lo adaptamos a la incertidumbre, en lugar de aparcarlo?; ¿por qué no “reorientar el enfoque”?

Me gusta especialmente porque el mensaje es aplicable tanto a planificaciones estratégicas de las organizaciones, como a planificaciones individuales o de equipos, más asequibles.

 

Extraigo literal del artículo, entre muchos, un par de mensajes de los que me han movido a la reflexión:

(Fuente Blog.[cum clavis])

Actualización en Planificación


“...inyectar a la planificación el carácter orgánico, dinámico y vivo..."

 

“…diseño de sistemas de vigilancia que, ... detectar aquellas variables que han de incidir en la transformación continua del plan y, en especial, de aquellas directamente relacionadas con mantener al día la ilusión y el deseo de los que lo impulsan y desarrollan.”

 

(Lunes, 14 de Octubre de 2013)