COACHING - Pensando (foto de Pablo Neruda)

 EL ENTUSIASMO

 

¿Para qué te gustaría que sirviera quién eres y lo que estás haciendo?

 

 

Es indiscutible que las personas nos  relacionamos, necesitamos relacionarnos, (con nosotros, con el entorno y con los demás),  y entre muchas razones, por algo extremadamente importante: para sentir que estamos vivos,  para "notar que existimos".


Si las relaciones son tan importantes como para hacernos “percibir la vida”, ¿por qué cuando nos relacionamos con lo que somos y lo que hacemos no las cuidamos, las mimamos,  para tener un mejor sentido de ella, una vida más plena?

En la pequeña historia que os relato a continuación, las relaciones de cada trabajador con lo que hace, (y hacen los tres lo mismo), son muy legítimas, pero cada una devuelve un sentido diferente a la vida de cada protagonista.

La moraleja que os propongo es ésta: la buena noticia es que podemos elegir cómo relacionarnos; y la mala noticia es que llegar a descubrir una relación que nos haga sentir mejor con lo que hacemos puede que nos cueste un esfuerzo de reflexión y  aprendizaje.

(Adoración Romero – 7 de Junio de 2013)

 

 

LA FABULA

 

“En plena Edad Media un peregrino vió en París a tres obreros trabajando con grandes bloques de piedra.

-Qué están haciendo?, les preguntó.

-Cortando piedra- dijo uno con indiferencia.

-Ganándome unos francos- repuso secamente el segundo.

El tercero suspendió su labor por un momento y con una gran sonrisa y marcado entusiasmo respondió:

-Estoy construyendo una hermosa y espectacular catedral que va a ser la más importante de toda la región.”

(Cuento – fuente internet)